martes, 14 de enero de 2014

Luna llena en Soldini

La Luna, desde hace milenios, ha sido un foco en la noche. Guía para viajeros e inspiración para enamorados y poetas.
Se la ha culpado y adorado. Le han atribuído la capacidad de influir sobre el ser humano, sobre los animales y sobre la misma Tierra.
Casi todas las culturas le han atribuído el género femenino y ha sido provocadora de infinidad de mitos y leyendas.
Incluso en FM EQUIS, la Radio de Soldini, se generó la leyenda que cuenta que las noches de Luna llena, sale a recorrer el pueblo un misterioso lobizón, que en caso de encontrarse con algún humano, solamente es posible apaciguar su furia ofertándole una milanesa a la napolitana. Eso si: con papas fritas. Existen serias dudas acerca de la credibilidad de esta leyenda.
La Luna también protagoniza el mito que dice que es de queso. No se queda atrás aquél que asegura que durante la Luna llena se alteran las emociones de los humanos.
También se dice que influye sobre el crecimiento del cabello, y hasta se asegura que durante el plenilunio ocurren más nacimientos.

Frente a tantos dimes y diretes, preferimos compartir esta linda leyenda vista en www.cuentosyleyendas.blogspot.com:



Cuenta una leyenda que una noche
de luna llena, la luna se encontraba
muy triste. Se sentía sola a pesar
de tener a su lado las estrellas
que cada noche le hacian compañía.
Ella iluminaba a los enamorados.
Les daba esa luz que necesitan para
que vivieran su amor.
Les daba esa magia que ella tiene.
Pero ella se sentía sola. Se había enamorado
de un amor imposible.
Cada noche lo veía asomado a su ventana.
Ella le daba su luz, su brillo.
Le mandaba con su luz su amor.
Creo que él lo recibia porque
la contemplaba y la miraba con ternura.
Ella se sentía cuando estaba con él
muy feliz sólo con ver su mirada.
Y cada noche ninguno de los dos
fallaba a su encuentro.
El era poeta y cada noche le recitaba
un poema lleno de amor.
Ella lo recibia llena de felicidad.
El hablaba en sus poemas de un amor imposible.
La luna, sientiendo sus palabras lloraba
de pena al no poder abrazarlo.
Pero los dos se sentía felices
con esos encuentros de cada noche.
 Se mostraban su amor,
ella mandándole su brillo y su luz
que acariciaban la cara de su poeta.
Y él, con sus hermosos poemas,
la hacia sentir cerca de él.
Como todas las leyendas,
quién sabe si algún dia,
ese amor podrá hacerse realidad y estar
algún dia juntos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario