martes, 15 de octubre de 2013

DE LO QUE NO SE HABLA: ¿Es peligroso el WIFI para la salud?

En nuestra sociedad, hay temas que se constituyen en un "tabú".
Otros, son solamente temas de conversación sin realmente tener información suficiente para poder tomar posiciones.
Las radiaciones electromagnéticas y sus efectos sobre la salud son uno de esos temas.
Mucho se ha discutido acerca del efecto nocivo que "causarían" las antenas de telefonía celular, o lo que es peor, la utilización misma de los terminales (celulares) durante largos períodos de tiempo, a distancias extremadamente cortas de órganos vitales humanos.
Incluso en nuestra zona se han debido retirar antenas argumentando, aunque sin pruebas, la posibilidad de consecuencias nocivas en la salud.
Sin embargo, la telefonía celular no es la única fuente de radiación electromagnética artificial a la que estamos expuestos.
Los "routers" o nodos WIFI, tan de moda actualmente, son otra fuente de radiación, y trabajan en frecuencias muy similares a las de la telefonía celular. Pero con una importante diferencia: los tenemos muy cerca nuestro.
Si nos tomamos un rato de paseo por Soldini, llevando en mano un dispositivo de recepción de WI FI, podremos observar, casi con sorpresa, la cantidad de "nodos" que es posible "ver", o "escuchar".
Lo que no queda claro, es si la emisión de estos dispositivos resulta nociva para salud. Porque es un tema "tabú". "De esto no se habla".
Por supuesto, no es cuestión de alarmarse al leer estas líneas e ir corriendo a apagar todos los dispositivos inalámbricos. Pero tampoco es lógico vivir totalmente despreocupados, con la seguridad de que no ocurre nada.
¿Qué es lo que se sabe con certeza?
1. Los dispositivos WIFI emiten radiación electromagnética en frecuencia cercana a la utilizada por la tecnología celular.
2. Los niveles de esta radiación pueden superar los producidos por las antenas de telefonía celular, ya que los tenemos siempre muy cerca.
3. Emiten permanentemente, aunque no haya ningún dispositivo conectado.
Y eso es todo lo que se puede asegurar. No es mucho.
De todos modos, resulta al menos curioso, que las mismas escuelas que se han utilizado como razones para bajar antenas de telefonia celular, son las que ahora tienen un nodo WIFI en cada una de sus aulas.
¿Y existe alguna alternativa para minimizar el posible riesgo?
Para la telefonía celular, no. Para la distribución de internet, es posible utilizar redes cableadas. Un poco más incómodas, pero que su nivel de radiación es prácticamente nulo.

¿Y qué podemos hacer si el WI FI es inevitable?

1. Mantener el nodo lo más lejos posible de nuestro lugar de estar habitual.
2. No instalar un nodo en la habitación de niños.
3. Desconectar el nodo cuando no sea necesaria la conexión a internet.

Finalmente, recordemos que mientras nuestra civilización esté en pro de la tecnología, no podremos evitar ser irradiados, ya que hasta en en el medio del campo, al menos, nos llegan campos electromagnéticos desde satélites en órbita.

De todo esto no se habla, claro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario